Quizás alguna vez te has hecho alguna de estas preguntas o has dudado con qué profesional contactar cuando surge un problema en tu web o cuando piensas en crear una nueva. No te preocupes, es normal. El perfil de «diseñador web» es relativamente reciente y muchas veces no está del todo definido dónde empieza y dónde termina. Pero intentemos abreviarlo para que sepas exactamente a quién recurrir dependiendo de lo que tú y tu negocio necesiten en un momento dado.

Para eso quiero hablarte de tres perfiles profesionales con los que probablemente ya te has topado o te vas a topar en tu vida profesional: el diseñador gráfico, el diseñador web y el desarrollador o programador web.

El diseñador gráfico / la diseñadora gráfica 

Comienzo presentándote al diseñador gráfico. Este tipo de diseñadores se centran especialmente en la parte estética del proyecto. Realizan el desarrollo completo de la imagen corporativa (es decir, crean el logotipo, eligen la paleta de colores, tipografías, crean elementos gráficos…). Son los autores de todo el universo visual de una marca.

Muchas veces los diseñadores gráficos también forman parte del diseño web. Ellos son los encargados de desarrollar lo que solemos llamar look&feel. Es decir, las líneas generales en cuanto al aspecto estético de una página.

Aunque no es raro que algunos diseñadores gráficos ofrezcan servicios de diseño web, no suelen ser ellos quienes desarrollan las páginas. En cambio, cuentan con la ayuda de programadores o desarrolladores que se encargan de implementar sus diseños estáticos en una página web interactiva.

El desarrollador web / la desarrolladora web

Acabo de mencionar el segundo perfil del que vamos a hablar hoy: el desarrollador web. Entonces, ¿qué hace un desarrollador o programador web? Es un perfil mucho más ligado a la informática, las telecomunicaciones y otras ingenierías…

Los desarrolladores se centran principalmente en el aspecto técnico de un sitio web. Su objetivo es que funcione perfectamente: que sea rápido, que esté optimizado… Realizan todas las configuraciones previas a nivel de servidor, se encargan de programar la web, desarrollan módulos personalizados, se encargan del mantenimiento. …

Algunos desarrolladores tienen nociones básicas de diseño y por ello también ofrecen servicios de diseño web. Pero, por lo general, la parte estética no suele ser su fuerte ya que se centran mucho más en la parte técnica y funcional de la web.

Normalmente colaboran con diseñadores gráficos que les dicen cuál es el look&feel de la web a desarrollar y les marcan el estilo gráfico de cada página, así como la estructura, qué elementos visuales utilizar….

El diseñador web / la diseñadora web

Y finalmente, déjame presentarte al diseñador web. En realidad, un diseñador web es un híbrido entre un diseñador gráfico y un desarrollador web. No es un experto en diseño ni en programación, pero sabe moverse entre ambos mundos y ese es su fuerte.

Un diseñador web se preocupa tanto por el aspecto estético como por el técnico porque está obsesionado con hacer de la web una valiosa herramienta comunicativa para cada uno de sus clientes.

Suele rodearse de profesionales tanto del diseño gráfico como del desarrollo y la programación, ya que colabora con ambos de forma constante. El diseñador gráfico le ayudará a sentar las bases del proyecto y el desarrollador le echará una mano en aquellos trabajos que requieran conocimientos extra de programación o funcionalidades muy avanzadas y precisas que un proyecto concreto pueda requerir.

¿A quién contrato?

Entonces, quizás te preguntes, ¿qué necesitas ahora mismo para tu negocio? Bueno, hagamos varias suposiciones:

¿Si ya tienes un sitio web en funcionamiento pero te está dando problemas?

Por ejemplo, algo va demasiado lento, algún módulo no funciona… ¡Llama a un programador! Podrá comprobar tu sitio web y el servidor donde está alojado y optimizar ambos al máximo para que todo funcione lo mejor posible.

Si tienes una web que técnicamente funciona bien pero ves que no tiene ninguna coherencia porque hay mil colores en uso, no hay tipografías definidas o ni siquiera tienes un logo. Llama urgentemente a un diseñador gráfico. Además, también puede ayudarte a redefinir a tu cliente ideal, aclarar dudas sobre la presentación de tus servicios… en definitiva, a darle un aspecto más profesional a tu negocio y mejorar la percepción de tu marca.

Si lo que necesitas es mejorar tu comunicación y conversiones…

Y por último, en caso de que ya tengas una imagen de marca definida y lo que buscas es una nueva web corporativa que comunique bien lo que haces y muestre claramente el valor de tus servicios, un diseñador web es lo que estás buscando. Además, también te ayudará con la jerarquía de contenidos y a trazar un camino estratégico para atraer clientes a tu sitio web.

¿Ya tienes más claro a qué profesional debes acudir? ¡Eso espero! Pero si aún tienes dudas, pregunta en los comentarios y las resolveremos juntas.